¿Por qué después de cepillarnos los dientes la comida sabe horrible?





cepillado-dientes-nocturno

A todos nos ha sucedido en algún momento que probamos algún alimento al poco tiempo de habernos cepillado los dientes y nos damos cuenta que el alimento tiene un sabor diferente al normal. Esto se debe al efecto que la pasta de dientes le provoca a nuestra lengua.

La lengua está conformada por miles de papilas gustativas, que son las encargadas de hacernos sentir el sabor de los alimentos. Estas papilas se encuentran distribuidas por toda la lengua y la sensibilidad de estas depende de algunos factores, por ejemplo las personas más jóvenes son más sensibles a los estímulos de las papilas, mientras que con la edad se va perdiendo esta receptividad.

El efecto que tiene la pasta dental en cambiar el gusto que percibimos de los alimentos se encuentra en dos aspectos: la menta y el flúor. Para empezar la menta tiene la característica de dejar una sensación fresca en la boca, esto altera la receptividad de las papilas y las vuelve menos sensibles a ciertos sabores. Este mismo efecto refrescante que posee la menta es el que hace que sintamos el agua más fría cuando acabamos de cepillarnos.

El otro factor que influye para que percibamos de diferente forma el sabor de los alimentos, como se ha mencionado, es el flúor. El flúor tiene la característica de inhibir temporalmente el funcionamiento de las papilas, haciéndolas incapaces de percibir sabores como el dulce, mientras que potencia la receptividad de estas al sabor amargo, de allí que sintamos un sabor extraño en los alimentos.

La combinación de estos dos ingredientes de la pasta dental es, por lo tanto, la causante de esta alteración del gusto. Esto es más notable cuando se utilizan pastas dentales sin flúor, o las populares pastas de dientes para niños con sabor a chicle. Aunque la menta de la primera y el flúor de la segunda nos dejan un efecto bastante similar en la boca, no será el mismo que se percibe de la combinación de ambos ingredientes.

Aunque este efecto de alteración del sabor de los alimentos producido por la pasta de dientes puede llegar a ser desagradable, la sensación dura realmente muy poco tiempo y lo recomendable en todo caso sería no consumir algún alimento inmediatamente después de haber cepillado los dientes, para evitar el haber realizado en vano el trabajo de limpieza.

Publicidad:


Comparte esta nota:
Notas Relacionadas:
Deja tu comentario
Tu Comentario